The Teodoro Vidal Collection | About the Collection

Vida Cotidiana

La Economia de Cultivos Comerciales

La vida cotidiana de los puertorriqueños y sus ancestros, como en cualquier parte del mundo, fue fuertemente afectada por su posición en el mercado global y su relación a los centros de poder global de su día. Hasta el siglo XX, la economía de Puerto Rico se concentraba en industrias de cultivo orientadas al mercado exterior.

Cuando en 1509 Puerto Rico se convirtió en dependencia española, la isla inició una relación con España típicamente colonial. Al principio España explotó el oro de las minas y se dedicó a extraer, literalmente, dinero de la tierra. Cuando el oro disminuyó, España encaró la explotación de plantas locales, como el tabaco, y la importación de plantas como la caña de azúcar y café, las cuales cultivó en todo el Caribe. España se benefició de los recursos naturales de Puerto Rico y retuvo la mayoría de las riquezas generadas por la mano de obra esclava hasta el fin del siglo IXX. Asimismo, los prósperos hacendados locales explotaban al número creciente de trabajadores sin terreno propio quienes recibían salarios insuficientes para cubrir sus necesidades más elementales. A pesar de una pequeña clase de médicos, abogados, y comerciantes locales, era muy grande la división entre los pocos ricos y los numerosos trabajadores agrícolas.

Retrato de un cortador de caña de azúcar

Retrato de un cortador de caña de azúcar

Cuchara de coco

Cuchara de coco

Esta situación no mejoró cuando Puerto Rico se transformó en territorio de Estados Unidos en 1898. La mayoría de la tierra fue transferida a las corporaciones estadounidenses, destinada siempre para cultivos con un alto valor de exportación. Las vidas de los trabajadores del campo y de los aparceros transcurrían en jornadas de arduo e incesante trabajo a cambio de exiguos salarios o una ración de los cultivos. Las mujeres, además, después del duro día de trabajo en el campo debían sobrellevar el peso de la crianza de los niños y la atención de sus familias. Entre 1880 y 1930 la mayoría de los trabajadores de la isla desarrollaban sus ocupaciones en torno a la economía agropecuaria –en el campo, en los ingenios o en el almacenamiento en barriles y envasado de granos para exportación.

Puerto Rico debía importar los bienes manufacturados y muchos de los alimentos básicos de Estados Unidos y otros países, a fin de responder a las necesidades del pueblo. La mano de obra era barata, pero los bienes importados eran costosos. Este desequilibrio económico era característico de las colonias caribeñas. Especialmente después de 1940 y hasta bien entrada la década de 1960, un gran número de puertorriqueños comenzó a emigrar a otras partes de Estados Unidos en busca de mejores empleos, más opciones educativas y una mayor abundancia de experiencias.

Maraca Yo-yó

Maraca Yo-yó

Niña con muñeca

Niña con muñeca

La Cultura Tabacalera, Azucarera y Cafetera

La planta de tabaco (Nicotiana tabacum and Nicotiana rustica) se daba naturalmente en toda América, mientras que en Europa no se la conoció sino hasta en 1493, cuando Cristóbal Colón regresó de su primer viaje. Para mediados del siglo XVI, el tabaco se convirtió en una fuente de lucro en el mercado global. En Puerto Rico se lo cultivaba en pequeños establecimientos de diez o menos personas llamados chinchales, que luego se transformaron en grandes fábricas de tabaco con cientos de empleados.

Durante la década de 1860 las fábricas de cigarros comenzaron a emplear lectores, gente que leía en voz alta todo aquello que solicitaban los trabajadores. Esta innovación aliviaba el tedio de estar sentados todo el día ante una mesa enrollando cigarros. Los trabajadores del tabaco se contaban entre los empleados más informados y activos políticamente, ya esta tradición de lectura incluía periódicos, novelas, poesía y artículos políticos. Para 1900 la industria del tabaco generaba grandes ganancias, así como también agitaciones laborales impulsadas por las penurias que se les imponía a los trabajadores tanto en el campo como en las fábricas.

Juego de Servir Ron

Juego de Servir Ron

Los trabajadores de una fábrica de tabaco en Ponce

Los trabajadores de una fábrica de tabaco en Ponce

La caña de azúcar (Saccharum officinarum) se introdujo en Puerto Rico en 1509, pero el boom de la industria azucarera no ocurrió hasta el siglo IXX bajo circunstancias que combinaban un aumento en la fuerza laboral esclava con mayor mecanización. Entre 1880 y 1930 el azúcar de mesa y el ron constituían los principales productos de exportación de Puerto Rico.

La caña de azúcar generó grandes fortunas en Europa y América. El comercio del azúcar revolucionó las normas del consumo y marcó el desarrollo de las corporaciones modernas; pero la economía basada en cultivos comerciales también mantuvo a muchos pueblos del Caribe en situación de servidumbre a lo largo de varias generaciones luego de la abolición de la esclavitud en 1873.

El café (genus Coffea) es una planta que, al parecer, se originó en las tierras altas de Etiopía, en una región llamada Kaffir. Cultivado en muchas regiones altas semitropicales del mundo, en la década de 1730 se introdujo el arbusto árabe de café (Coffea arabica) en las regiones montañosas de Puerto Rico.

El hábito de beber café ya era una costumbre muy popular en Europa, desde donde se trasladó a toda América. Surgió entonces un enorme mercado para el café, que durante el siglo XIX solo fue segundo en importancia, como cultivo comercial, al de la caña de azúcar. En Puerto Rico, el café se cultivaba en pequeñas parcelas llamadas fincas. Posteriormente se establecieron plantaciones más grandes que se denominaron haciendas. Los campos de cultivo de café crearon fuentes de trabajo para las mujeres, quienes se dedicaron a la cosecha a mano de los frutos, llamados cerezas. Las mujeres también trabajaban en áreas más industriales, descascarando y aventando el café.

Volviendo del mercado

Volviendo del mercado

El Jíbaro

Jíbaro es el término que se usa en Puerto Rico para referirse a la gente del campo y su cultura rústica. Cierta clase de música, instrumentos, historias, bromas y expresiones del habla son consideradas como parte de las tradiciones jíbaras. Cuando cesó el control español en 1898, los trabajadores jíbaros, los arrendatarios de campos escasamente compensados, los aparceros y la mano de obra contratada para trabajar el campo, pasaron a representar el auténtico pueblo puertorriqueño en toda su complejidad étnica y cultural, el alma de la gran familia puertorriqueña.

Pelea de gallos

Pelea de gallos

Instrumentos de Barbero

Instrumentos de Barbero

La Cultura de la Costura y los Textiles

Hasta el comienzo del siglo XX se educaba a las niñas en la costura, tanto en las escuelas como en el hogar. Las labores de costura de todo tipo —tejido, crochet y bordado— se consideraban como un medio material a través del cual una joven podía colaborar con el sustento de la familia. Tanto en la isla como en “los Estados” muchas mujeres buscaban trabajo en las industrias textiles y fábricas de indumentaria a fin de contribuir a su propio sustento y el de sus familias. Las mujeres más pobres se llevaban el trabajo a la casa y a menudo formaban parte de la mano de obra intensiva que era necesaria para la producción de vestimenta hecha a mano, prendas que sólo los ricos podían costear.

Dechado

Dechado

La costura no se consideraba únicamente como una actividad utilitaria, sino también como una ocupación mediante la cual las niñas podían expresarse artísticamente, al mismo tiempo que aprendían disciplina y atención al detalle. Estas habilidades se podían aplicar a distintos aspectos de la vida, más allá de a la confección de un mantel de damasco o de un fino vestido.

close

 

Please wait...