The Teodoro Vidal Collection | About the Collection

Religión

El catolicismo en Puerto Rico

Los colonizadores españoles impusieron a los taínos, y luego a los africanos esclavizados, muchas leyes y formas de organización nuevas, entre las cuales se contó el catolicismo. A lo largo de los años, las tradiciones católicas formales sancionadas por la iglesia evolucionaron junto a creencias y prácticas propias de otras culturas, especialmente del África.

Santero cortando madera

Santero cortando madera

Tarjeta postal de una médium

Tarjeta postal de una médium

A principios de la época colonial, Puerto Rico tenía muy pocos sacerdotes, con lo cual se dificultaba el establecimiento del ritual de la iglesia y otras normas, sobre todo en las áreas remotas. De modo que los puertorriqueños que vivían en el campo crearon sus propias observancias y prácticas religiosas; a menudo rendían culto en el hogar, donde poseían altares repletos de santos tallados por los santeros del lugar. Los santeros trabajan individualmente o como miembros de un grupo, con talleres que emplean a sus familiares y sus aprendices. Algunos santeros destacados son la Familia Espada, Genaro Rivera, y el grupo Cabán.

Devociones Católicas

Dentro del material cultural puertorriqueño reunido en la Colección Vidal se destacan las imágenes y los objetos vinculados tanto al catolicismo romano como al catolicismo folklórico. Entre ellos se cuentan santos, milagros y rosarios (collares utilizados en los ciclos de plegarias católicas romanas). Los santos son figuras religiosas de madera talladas que representan a los santos y a la Virgen María en sus diversas manifestaciones. La talla de santos se remonta probablemente al siglo XVII, cuando las poblaciones rurales no contaban con suficientes sacerdotes e iglesias, pero sí con numerosos altares caseros. Los milagros son ofrendas hechas a un santo en particular para rogarle por la cura de alguna afección. Muchos milagros representan partes del cuerpo específicas. Por lo general se confeccionan de plata u hojalata, pero pueden hallarse también de cera, oro y otros metales. Los santos y los milagros de la Colección Vidal datan del siglo XVIII.

Milagros

Milagros

San José

San José

Los Tres Reyes Magos

La veneración de Los Tres Reyes Magos como santos en Puerto Rico se remonta a siglos atrás. Por su importancia aparecen a menudo junto a otros santos, por ejemplo, Los Tres Reyes y Las Tres Marías: la Virgen María, María Magdalena y María de Cleofás. La historia popular de Puerto Rico cuenta que los Reyes Magos eran pretendientes de las Tres Marías, a quienes acompañaban durante las festividades del lugar. Este alejamiento radical de las Escrituras señala la naturaleza festiva del culto caribeño.

Los Tres Reyes Magos

Los Tres Reyes Magos

Niños vestidos de Reyes Magos

Niños vestidos de Reyes Magos

La Virgen de Monserrate

La Virgen de Monserrat ha sido venerada durante más de mil años en Cataluña, la región noreste de España. Su estatua, oculta de vándalos e infieles, se encontró más tarde en las montañas Montserrat de Cataluña, donde se construyó una abadía benedictina y un altar que aún se conservan en la actualidad. Se dice que la estatua de la Virgen fue hallada en una mina de carbón. Lo que distingue particularmente a esta madona es que luego de limpiarla, tanto su piel como la del Niño Jesús permanecieron “milagrosamente” negras.

En su manifestación puertorriqueña, esta se conoce como la Virgen de Monserrate.

Quizás la Virgen de Monserrate sea la más popular y criolla de todas las figuras religiosas veneradas en Puerto Rico. Muchos se dirigen a ella como La Montserrate, y también por su manifestación exclusivamente puertorriqueña, El Milagro de Hormigueros. En 1599 la Virgen de Montserrate se le apareció a Gerardo González, un granjero, cerca de Hormigueros, en el suroeste de Puerto Rico. Se cuenta que González fue atacado por un toro e invocó el nombre de la Virgen, luego de lo cual la bestia se desplomó de inmediato con las patas quebradas y la frente apoyada en el suelo como en posición de plegaria. En agradecimiento, González construyó una iglesia y se la dedicó a la Virgen de Montserrate. Esta imagen popular siempre representa a la Virgen junto a un hombre y un toro arrodillado.La Monserrate es un ejemplo expresión de la puertorriqueñidad. En ella se ven reflejadas tanto la diversidad de tonalidades de piel de los puertorriqueños, como la amplitud de percepciones de los santeros acerca del surgimiento de lo criollo en la isla. En algunos santos se representa al Niño Jesús y a la Virgen del mismo color, mientras que en otros se representa a una Virgen negra junto a un Niño blanco.

San Juan Nepomuceno

San Juan Nepomuceno

Nuestra Señora de Montserrate

Nuestra Señora de Montserrate

Los Espadas: Santeros de San Germán

Felipe de la Espada (aproximadamente 1754-1818) y su hijo Tiburcio (1798-1852) fueron los santeros más importantes de Puerto Rico durante la época colonial española, quienes produjeron algunos de estos ejemplos de tallas de los más antiguos que sobreviven. Los Espadas, de ascendencia familiar mixta, trabajaron en San Germán, un centro cultural dentro de la isla, donde crearon imágenes religiosas para las iglesias y para el culto doméstico. En 1813, el obispo Juan Alejo de Arizmendi comisionó a Felipe la elaboración de una Virgen de Belén. Tiburcio realizó esculturas para Porta Coeli en San Germán, así como para muchas otras iglesias.

Durante la vida de los Espadas Puerto Rico experimentó un rápido crecimiento, dentro de cuyo proceso comenzaron a surgir ideas propias de una cultura distintivamente puertorriqueña. Teodoro Vidal fue el primero en investigar sistemáticamente la vida de los Espadas, a partir de 1958.

close

 

Please wait...